Seleccionar página

La princesa de Gales compartió en redes sociales una imagen con sus hijos, en medio de las versiones sobre su complicado estado de salud.

Kate Middleton publicó una foto en su cuenta de Instagram en donde se la podía ver sonriente junto a sus tres hijos en la que sería su celebración por el Día de la Madre en el Reino Unido, que se celebró el domingo 10 de marzo.

Sin embargo, muchos usuarios se dieron cuenta que la fotografía había sido retocada y la Princesa de Gales salió a disculparse.

Los cambios que notaron en la imagen de Middleton.

“Como muchos fotógrafos aficionados, de vez en cuando experimento con la edición. Quería expresar mis disculpas por cualquier confusión que haya causado la fotografía familiar que compartimos ayer. Espero que todos los que celebran hayan tenido un muy feliz Día de la Madre”, escribió Middleton, sumando más confusión sobre su estado de salud.

La Princesa de Gales se sometió a una cirugía abdominal en el mes de enero y aún no se encuentra recuperada. Está aislada y enfocada en mejorar para poder retomar sus actividades.

Si bien no se dieron muchos detalles sobre la intervención, la familia real británica confirmó que Middleton estuvo internada durante dos semanas, tras el procedimiento

Luego continuó con los cuidados en la finca de Sandringham, rodeada de naturaleza y de sus seres queridos, como el rey Carlos, que fue diagnosticado de cáncer recientemente.

La periodista Concha Vallejo, especializada en la casa real británica, reveló que “hay cosas que no las podemos contar todavía. Evoluciona, pero no todo lo favorable que la casa real británica querría que fuera”.

“Ha habido un movimiento de la casa real inglesa que no se entiende. Por un lado, filtran que Kate ha contratado a un secretario particular, para dar a entender que está en casa haciendo cosas, pero, por otro lado, no vemos una imagen. Hasta que no la veamos, las especulaciones no van a parar”, aportó el periodista, Aurelio Manzano, que también se dedica a las noticias sobre la Realeza.

La recuperación demora porque “la operación fue grave en sí misma. Después, hubo complicaciones más graves todavía. Y los médicos tuvieron que tomar una decisión rapidísima, que fue inducirla al coma. Y eso fue así. La princesa no entró en un coma, fue inducida”.

Kate Middleton intentó durante todo este tiempo “mantener la mayor normalidad posible por sus hijos y de que su información médica permanezca privada”.

Fuente: Cadena3.com