Seleccionar página

La mujer comenzó a usar su perfil de Instagram para publicitar marcas y negocios locales de Sinaloa, el lugar en el que se estableció la organización criminal del Chapo, una de las más grandes del mundo.

Emma Coronel, la modelo y esposa del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, reactivó sus historias de Instagram para promocionar como influencer a varias empresas locales de Sinaloa. A sus 31 años, la «Kim Kardashian» de ese Estado mexicano (como se la conoce) comenzó a publicitar productos de belleza, ropa, joyería y hasta hamburgueserías y heladerías de la zona. 

Hasta hace unos meses Emma Coronel era una joven discreta y silenciosa en las redes sociales. Solo tiene cuatro fotos en su perfil de Instagram, aunque a pesar de eso su cuenta ya ha alcanzado los casi 400.000 seguidores. Y de allí que haya marcas interesadas en colaborar con ella. 

Coronel saltó a la fama en el juicio del 2019 de El Chapo, el capo mexicano de la droga que consiguió introducir toneladas de estupefacientes en Estados Unidos mediante el cartel de Sinaloa. En ese momento, Coronel, una de las varias esposas del traficante y madre de sus dos hijas gemelas, vivía con él en la sierra de Sinaloa. “No me consta que trafique con drogas. Estoy enamorada de él”, declaró en su momento para defender a su esposo.

¿Cómo se conoció la pareja?

Emma Coronel conoció a Guzmán Loera en una fiesta en un rancho. Ella tenía 17 años y acababa de coronarse como reina de la belleza de Sinaloa. Él tenía 51 y dirigía la mayor organización criminal del mundo. Mientras ella bailaba en el rancho con su novio de entonces, un hombre se le acercó y le dijo que “el señor” quería bailar con ella. “Por supuesto, le dije yo. Porque en los ranchos aunque tengas novio tienes que bailar con todas las personas que te inviten”. Así explicó en una entrevista televisiva el comienzo del romance.

Coronel es la supuesta sobrina de Ignacio Coronel, quien fue uno de los jefes máximos del cartel de Guzmán y murió abatido por el Ejército en 2010. Sin embargo, ella afirmó que “No somos familia”. Sobre su esposo, la mujer afirmó que es «un hombre bueno, no es violento, ni grosero, nunca lo he visto decir una mala palabra. Sus niñas le adoran y preguntan constantemente por él”.

La mujer estuvo presente en los «momentos difíciles» del Chapo

Cuando acudió a la Corte Federal de Nueva York en 2016 donde se declaró culpable al narcotraficante, Coronel llamó la atención por su estilo. Vestía exclusivos abrigos y zapatos, acudió a casi todas las audiencias luciendo ropa de diseño, casi siempre de oscuro. La joven nacida en California tenía que quitarse los zapatos para pasar el control de seguridad y hacía cola en la cafetería para comer. La gran pregunta que circuló desde el inicio del juicio era si la ahora influencer estaba siendo utilizada para distraer la atención. Ella comentó que hacía lo que haría cualquier otra esposa en su situación, “estar con su marido en momentos difíciles”.

A diferencia de otras famosas, Coronel apenas tiene actividad en su cuenta. La esposa de El Chapo no expone su vida privada, sus hobbies o a sus hijas en fotografías en las redes. Las pocas publicaciones son fotografías profesionales de ella en las que sus seguidores la elogian por su imagen y su estilo para vestir.

Las críticas

Varios usuarios criticaron a la red social Instagram por verificar la cuenta de Coronel de forma oficial el pasado septiembre, denunciando que de esa forma se contribuye a popularizar el estilo de vida del narcotráfico como un modelo a seguir.

Fuente: Rosario3