Seleccionar página

Estos insectos voladores juegan un papel clave en la agricultura. Sin ellas, muchas variedades de frutas y verduras llegarían a su fin, por eso la ciencia las copió.

Pensar un mundo sin abejas en este momento es descabellado, pero los científicos ya buscan formas de ayudar a las plantas a sobrevivir sin estos insectos tan esenciales. Sin ellos, no tendríamos muchas frutas, verduras y flores. Se plantearon lograr una polinización artificial.

En los últimos 15 años, las colonias de abejas comenzaron a desaparecer. Esto se conoce como el «trastorno del colapso de colonias» y algunas regiones sufrieron un menoscabo de incluso el 90% a causa de la pérdida de hábitat, el cambio climático y deficientes prácticas de gestión, de acuerdoo a lo publicado por la revista Muy interesante.

Por eso, Eylam Ran, cofundador y CEO de la startup israelí Edete, construyó robots de polinización artificial para ayudar a las abejas.

«Las abejas no realizan su trabajo eficientemente: para polinizar con éxito una flor de almendro, necesitan viajar entre árboles, pero la mayoría de sus movimientos son entre flores en el mismo árbol. Solo funcionan a ciertas temperaturas. Si los árboles que necesitan polinización cruzada no están floreciendo al mismo tiempo, las abejas no sirven», dijo Ran.

La startup actualmente prueba su tecnología tanto en Israel como en Australia, y para 2022, planea comenzar a trabajar a gran escala en los huertos de California.

Debido a la gran necesidad de polinización que exige en nuestra sociedad, el futuro de la polinización estará marcado claramente por la tecnología, ya sea en forma de abejas artificiales u otras ideas ingeniosas que están por venir.

Fuente: Rosario3