El aparato, creado por estudiantes de ingeniería, calcula la cantidad de dióxido de carbono y emite un alerta cuando sobrepasa cierta cifra.

Los desarrolladores explicaron en El Tres que el pequeño artefacto portátil “no mide cuánto covid hay” en un espacio sino “qué tan respirado está el aire” y de esa forma, en caso de que haya cerca alguien infectado, bajar la probabilidad de contagio por aerosolización (partículas suspendidas en el aire).

Explicaron que mide “el dióxido de carbono en partículas por millón” y arroja el resultado en un display. Detallaron que “se tiene como referencia 700 partículas por millón, que es el riesgo aceptado, calculado por la Universidad de Harvard” y que si se detecta más de eso, un alerta avisa que “habría que ventilar”.

En algunos casos, en ambientes cerrados, “puede llegar a marcar 1.500, lo que indica que el aire está muy viciado y puede haber gotículas de personas contagiadas en el aire y las pueden inhalar otras”, señalaron.

Fuente: Rosario3