Seleccionar página

Una de las bebidas preferidas de las y los argentinos, en versiones más amables con los días de mayor calor y humedad.

Los días más calurosos del otoño generan sospechas sobre qué bebida elegir para acompañar las horas diurnas o nocturnas, dudando del café. Sin embargo, la nueva tendencia postula al café frío como una de las opciones más ricas de los últimos tiempos, preparado de distintas maneras según la ocasión.

El Iced Coffee o café frío se suele acompañar de gasoesas, reversionando clásicos o bien, colocando algunos otros ingredientes como ralladura de limón.

Café frío con distintos ingredientes (rukita.co)

A continuación, tres recetas imperdibles para probar en casa:

– Café frío blanco:

Se trata de una reversión del clásico café con leche, aunque frío. Para la preparación, se necesita un vaso de trago largo que se llenará de hielo, se colocarán 60 ml de espresso doble y 170 ml de leche. Como opción para decorar, se puede agregar leche vaporizada (si no se posee espumador, se puede realizar de manera casera colocando leche en un frasco de vidrio con cierre hermético y agitar durante 30 segundos de manera rápida. Luego se destapa y se coloca 30 segundos en el microondas y se sirve con ayuda de una cuchara).

– Café tónico:

Otra opción es una mezcla con alguna bebida gaseosa, como el agua tónica. Para la preparación, se colocan dos espressos en un vaso con hielo, y se rellena con el agua tónica. Para dar un toque más de sabor, lo ideal es utilizar algún café con notas de frutas o chocolate, como suele pasar con aquellos oriundos de Colombia o Guatemala.

– Con limón:

En un estilo más gourmet, se puede combinar el café con leche, leche condensada y limón. Para ello se necesita un vaso repleto de hielo, dos espressos, 100 ml de leche entera, 100 ml de leche condensada y la ralladura de un limón.

Lo primero que debe prepararse es la leche condensada, que se coloca en igual proporción que la leche entera en una olla a fuego lento. Una vez integradas ambas leches, se apaga el fuego previo al hervor, se deja enfriar y se conserva dicha preparación en una botella de vidrio en la heladera.

En un vaso de trago largo con hielo, se agrega la preparación de las leches con previa vaporización para que tomen cuerpo, y se coloca luego el doble espresso y la ralladura de limón para decorar.

Fuente: Rosario3